Febrero 2007
INFORME
DEPRESIÓN E INCONTINENCIA URINARIA.
Todos los estudios médicos que se han llevado a cabo relacionan la incontinencia urinaria como un factor que aumenta la posibilidad de desarrollar depresión.

Pero al margen de números estadísticos y estudios científicos, es bastante lógico que la incontinencia te haga sentir mas insegura, sobre todo en las situaciones mas importantes de la vida y donde necesitas sentir que ‘tienes el control’.

Hay que hablar de ello. Hazlo de manera clara con tu médico, te hará las preguntas necesarias y realizará las pruebas para hacer un diagnóstico.
Habla también con tus amigas o con las mujeres mayores de tu familia, es muy probable que hayan sufrido la misma enfermedad. No dejes que un problema que en la mayoría de los casos tiene solución, se convierta en el detonante que te lleve a una depresión.

Un informe reciente de la Universidad de Toronto (Canadá) revela que las mujeres que sufren de incontinencia urinaria tienen casi el doble de posibilidad de desarrollar una depresión frente a las mujeres que no padecen este trastorno.

El estudio también muestra que dentro del universo de mujeres con incontinencia, las más jóvenes son las más propensas a sufrir una depresión por esta causa.

El estudio analiza datos de 69.000 mujeres a partir de los 18 años y que no estaban embarazadas.

El índice de depresión de mujeres entre los 18 y los 44 que padecían incontinencia fue del 30%.

El informe también halló que la combinación de incontinencia con depresión se relacionó con diversos efectos negativos, como estrés, ausencias laborales y más consultas médicas.

La mayoría de mujeres no acuden a su médico por incontinencia y se refieren a ella como goteo, derrame o falta de control de la vejiga.
Imprimir este textoflecha
Recomendar este sitio flecha